Para mejorar la experiencia del usuario en este sitio utilizamos cookies. Estoy de acuerdo No estoy de acuerdo

Sinverguenzas en la politica, todos los dias

  • Escrito por Editorial ChasePost en in el Categoría Politica con el etiquetas .

Tendría mucho que opinar sobre Gallardón. Y sobre la censura. Y sobre los tejemanejes que se cuecen en los despachos de los políticos rastreros. Y sobre los perros que atacan a la voz de sus amos fanáticos. Y sobre un vomitivo y trasnochado sector de éste nuestro país, erigido en eso que conocemos como "derecha española". Pero hoy me apetece hablar de Rubianes, solamente. Porque aunque se haya puesto de moda manifestarse al grito de "Rubianes somos todos", con alegres cánticos, camisetas y poses modernas y solidarias, en plan "yo voy por la vida de defensor de la democracia y de la libertad de expresión", para mí el Sr. Pepe Rubianes la ha cagado por partida doble, ni más ni menos.


Remontándonos al inicio de la polémica, sucedió que el Sr. Rubianes declaró en TV3, con motivo de una entrevista en la que le preguntaron sobre la "unidad de España" (Eppaña se rompe,-PP dixit- ya sabéis) cosas como: "que se metan a España en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario", "la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás" ó "que se vaya a la mierda la puta España". Hace falta ser muy corto de entendederas para pensar que éstas declaraciones constituyen un insulto a todo aquel que por las circunstancias que sean (que las hay muchas y variadas), ostenta la nacionalidad española, o algo por el estilo. Pero mejor ver para juzgar:


Sin embargo, el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), requirió inmediatamente a TV3 para que presentara excusas en antena por las perlitas de Rubianes, cosa que TV3 hizo, si bien dejando claro que pese a acatar los dictados del CAC no estaba en modo alguno de acuerdo con ellos. Según el CAC, las disculpas debían ofrecerse desde el momento en que un "segmento de la audiencia" se sintió profundamente ofendida por los términos -soeces y vulgares, ciertamente- con que se expresó el Sr. Rubianes. Hay que ver, yo no debo formar parte de ningún "segmento de audiencia" porque no he visto en mi puta vida a ningún canal televisivo, pedir disculpas por cantidad de declaraciones de Ánsar, Jiménez Losantos o tantos otros, que amén de ofenderme me provocan unas arcadas del quince.

Evidentemente, con el rosario de epítetos que se escuchan todos los días por TV (véanse los programas del corazón -o mejor aún, no los vean-) nadie se aferra ya a la simple vulgaridad, ordinariez o uso de expresiones malsonantes, para quejarse del comportamiento de ningún entrevistado en un programa de televisión. Pero es que lo que sentó mal a ese "segmento" -que todos conocemos-, no fueron los tacos ni las subidas de tono, sino la "falta de patriotismo", el "marcado carácter antiespañolista" o soplapollez similar, que demuestra ese Black & Decker de la palabra que es el artista en cuestión. Ante el escándalo formado por las protestas estúpidas de dicho sector, Rubianes pidió disculpas, en el sentido de aclarar que la España que él estaba mandando al fondo del W.C era la "España retrógrada, reaccionaria y fascista". Pues bueno, pues vale, pues me alegro. Para mí, ahí está su primera cagada. ¿Es que acaso hay que explicarlo todo?. Déjeme decirle, Sr. Rubianes, que a oídos sordos, aclaraciones inútiles. Y que si yo mando a la mierda a la puta España como Ud. (cosa que por cierto hago a menudo y partiendo de un concepto probablemente mucho más amplio que el suyo) sé que lo más que va a pasar, es que me tenga que oír cualquier improperio del integrista de turno que tenga la desgracia de escucharme. Pero si lo hace Ud, como personaje público, notorio y mediático que es, la repercusión va a ser otra muy distinta, así que sabiendo eso de antemano, pienso que lo más honesto sería bien no efectuar aclaraciones absurdas que pueden interpretarse como un arrepentimiento que carece de razón de ser, bien abstenerse de realizar las declaraciones primigenias si luego no va a tener los arrestos de mantenerlas sin más, tomando en consideración aquella máxima de que a buen entendedor, pocas palabras bastan y que el que quiera retorcer, maltomar o manipular las suyas, lo hará igualmente, con pseudodisculpas o sin ellas. Cuesta creer, señor mío, que sea Ud. tan ingenuo. Sus disculpas, sobraban. Porque el que quiere entender entiende y al que no, no le va a sobrevenir la inteligencia por generación espontánea con ninguna aclaración.
Y con el paso de los meses, llega la segunda parte de ésta bonita novela plagada de encuentros, desencuentros y sobre todo, de despropósitos.

Y su segunda cagada, a mi modo de ver. La obra teatral "Lorca eran todos", dirigida por Pepe Rubianes, que se iba a representar en el Teatro Español (teatro público madrileño, para más señas) se va al mismo sitio al que su director mandó a la "puta España". ¿El motivo? Las amenazas, agresiones verbales y demás regalos dulces que el cómico recibía constantemente tanto a las puertas del teatro como en su propio domicilio, de los fanáticos cantamañanas de la derecha profunda, con motivo de las declaraciones que había hecho en TV3. Y es que [mode ironía on] ¿cómo se le iba a permitir a ese antiespañol declarado, representar una obra en un teatro público, sufragado por los impuestos de los nobles españoles de pura cepa (y muy orgullosos de serlo ¡Viva España!), que tan fervientemente aman a su país y a los que éste señor tan descaradamente insultó? [/mode ironía off]. Y ya está liada. Coches policiales a la puerta del teatro, amenazas a la compañía, presiones a Gallardón, a Mario Gas, a Alicia Moreno y a la virgen que los hizo a todos. Y entonces va Rubianes, se raja y retira la obra del cartel, alardeando de un victimismo lamentable,con lo fácil -o difícil, pero correcto en todo caso- que hubiera sido ser coherente con sus ideas, no ceder a las pretensiones de los violentos, de aquellos a los que dice detestar tanto y seguir p´alantecon un par. Al fin y al cabo si lo hubieran vetado, habría quedado claro y transparente quien es el censurador, el fascista y el impresentable y quien es el que tiene cojones para ser fiel a sus principios.

Pero se lo montó francamente mal. Le comunicó la retirada a Alicia Moreno (Concejala de las Artes del Ayuntamiento) y se encontró con que las noticias vuelan y apenas una hora después, Gallardón ya lo había anunciado públicamente a bombo y platillo, sin darle tiempo a redactar un texto para la prensa explicando las razones de su proceder ni, desde luego, para dar marcha atrás. Y entonces ahora llora y patalea, porque eso significa que ya estaba vetado antes de tomar la decisión de abandonar. Cuesta creer nuevamente, Sr. Rubianes, que sea Ud. tan ingenuo. Los que no sabían cómo quitárselo de encima, se lo han encontrado hecho. Ud. solito se lo ha puesto en bandeja.

Pero lo que más me jode, Sr. Rubianes, es ese victimismo que se gasta, gimoteando a todo aquel que quiere escucharle porque "no le ha quedado más remedio que irse" y comparando, en el colmo del destarifo, su situación con la del mismísimo Lorca: "¿qué quieren?, ¿que me maten a navajazos cuatro descerebrados?, ¿qué me hagan lo que hicieron con Lorca? ¿Que me peguen un par de tiros por la calle? No, lo siento. ¿Tirar la toalla? Puede entenderse así, pero yo no soy un héroe, no soy Espartaco. Pues es una lástima, oiga. A nadie le es exigible serlo, desde luego. Pero qué fácil es vociferar sin refrendar luego las voces con hechos.

Al final, "Lorca eran todos", se representará en Madrid, pero no en el Teatro Español sino en el de CCOO. Al final, "Lorca eran todos" está triunfando, de momento en Cataluña, con llenazos espectaculares. Al final, aún hay quien puede decirle al Sr. Rubianes, que se está forrando gracias a una polémica que él mismo inició. Me cago en su generosidad, D. Pepe, regalando abandonos y argumentos. Que parece mentira, joder.

Personalmente, creo que es posible, aunque con reservas, que sea Ud. un ingenuo. Pero del mismo modo que se lamenta de la conducta de algunos, no estaría de más que se quejara también de la actuación del PSC en los actos de celebración de la Diada. Y del "apoyo" interesado del PSOE y ERC. Porque ellos también lo están usando en beneficio propio y el arte no debería politizarse jamás.